Museo Etnográfico de Otones de Benjumea

Los recursos del Museo Etnográfico

El museo etnográfico de Otones se pone en funcionamiento en el año 2001. Alberga entre sus fondos una serie de recursos que han sido utilizados por los habitantes de Otones en sus vidas cotidianas a lo largo de los tiempos.

La labor del Museo Etnográfico

Los grandes avances tecnológicos producidos en la segunda mitad del siglo XX van a suponer transformaciones definitivas en el mundo rural. Tanto sus estructuras productivas como sus costumbres y formas de vida experimentan un cambio radical que, generalmente, ha resultado beneficioso para sus habitantes. No obstante, este proceso conllevó también efectos no deseados como un cierto olvido y abandono, e incluso menosprecio, de todos aquellos objetos y prácticas que recordasen un pasado de muchos esfuerzos y sacrificios y, a la postre, poco generoso en sus rendimientos.

En la actualidad, sin embargo y afortunadamente, el interés por los viejos instrumentos utilizados en el ámbito rural se ha acrecentado extraordinariamente, traspasando los límites del coleccionismo o de lo puramente comercial. La última década está configurando toda una corriente, visible sobre todo en las diversas exposiciones etnográficas, museos rurales, escenificación de antiguos oficios que se vienen organizando en nuestra Comunidad, que, más allá de motivaciones de carácter nostálgico, obedece a un intento de objetivar la memoria colectiva. De esta forma, a la vez que se facilita su interpretación y difusión, se están abriendo nuevos cauces para que la cultura rural pueda contribuir al desarrollo de sus protagonistas.

En este contexto la A.C. “El Corralón”, continuando la tarea de recuperación del patrimonio etnográfico, emprendida en 1996 con la Exposición “Raíces” — e interrumpida con motivo de la rehabilitación del viejo caserón del siglo XIX que albergaba sus fondos –, inauguró en agosto de 2001, una vez finalizadas dichas obras, “El Museo Etnográfico de Otones de Benjumea”.

Ubicado en un marco incomparable, “la Casa del Marqués” — que sirvió de residencia de temporada a la nobleza propietaria del término municipal –, el Museo guarda y presenta para su estudio y contemplación un amplísimo muestrario de objetos antiguos a través de los que se puede recordar y reconstruir la vida cotidiana de sus habitantes en sus más diversas manifestaciones. Las labores agrícolas y ganaderas — como la siembra, la recolección, la vendimia, el pastoreo –; los oficios — albañilería, carpintería, herrería, entre otros — que complementaban a las principales actividades productivas; los útiles del hogar — relativos a la cocina, la matanza, la alimentación y la higiene; el ajuar de la casa — ropas, muebles y demás enseres domésticos –; los juegos, deportes tradicionales y otras formas de esparcimiento; colecciones de fotos antiguas y noticias de prensa sobre nuestro pueblo; descripciones de las costumbres más arraigadas…, todo ello está representado en las distintas dependencias del Museo.

Con esta iniciativa la A.C. “El Corralón” pretende, por una parte, recuperar y transmitir las tradiciones, las costumbres y las formas de vida de esta pequeña localidad. Y, por otra, quiere brindar un homenaje de admiración y agradecimiento a los antepasados, a los abuelos, a los padres; verdaderos protagonistas y artífices que, con su trabajo abnegado y emprendedor, han ido configurando las señas de identidad de nuestro pueblo.